domingo, 27 de marzo de 2011

Escribiendo...

He retomado la escritura de lo que en su inico fue El secreto de Lizzie, decidí cambiarle el título y el nombre de la protagonista. La novela se llama ahora Secretos compartidos y ella lleva el nombre de Cassie. Él se seguirá llamando Bryce y esos serán los únicos cambios... por ahora porque ya sabemos que muchas veces, la trama se puede disparar para cualquier parte. Les dejo un pequeño fragmento:


Cassie respiró profundo. Sería recibida nada más y nada menos que por Bryce Cameron, el hombre más importante dentro de la corporación después de Greg Bannister. Aquel detalle, sin dudas, hizo que se pusiera más nerviosa. Finalmente podría verle la cara al hombre que la prensa había bautizado como el escurridizo Bryce Cameron debido a su continua reticencia a aparecer en las páginas de los periódicos. Se detuvo delante de la puerta; acomodó el bolsito en su brazo derecho y sostuvo con fuerza la carpeta con los trabajos que había hecho Green Heaven contra su cuerpo. Dio dos golpes y cuando una voz masculina desde el otro lado de la puerta le dijo que pasara, se quedó petrificada. No podía ser posible… era la voz de él. La hubiera reconocido entre miles, sobre todo porque aún parecía que resonaba en sus oídos. Tragó saliva y cogió el pomo de la puerta; notó que le estaban sudando las manos; el nerviosismo se estaba haciendo ya demasiado evidente. ¿Cómo se iba a presentar ante Bryce Cameron cuando lo había tratado tan mal unos minutos antes? Quería dar la imagen de una mujer profesional y sin embargo él ya había conocido su lado más visceral. Se le caía la cara de vergüenza. En ese momento a Cassie se le olvidó que si había actuado de esa manera había sido precisamente por culpa del propio Bryce Cameron y su imprudencia; igualmente no podía dejar de sentirse una tonta y lo que más temía era perder la oportunidad de conseguir el empleo. Ahora estaba segura que no se lo darían. Entonces se dio cuenta que quizá ya ni tenía caso exponerse ante él; soltó el pomo de la puerta; estaba a tiempo de echarse atrás, después del tremendo episodio protagonizado por ambos en el estacionamiento, lo más probable era que ni siquiera la recibiera. Se giró sobre sus talones, dispuesta a marcharse pero la puerta se abrió de golpe y aquella voz profunda que no había logrado sacar de su cabeza le habló.

—¿Señorita Atkinson?

Cassie se detuvo en seco, fue incapaz de dar un paso más. No necesitó darse vuelta para saber que Bryce Cameron ya se había dado cuenta quién era ella.

©Andrea Milano

Photobucket

2 comentarios:

Fiona dijo...

HOLA ANDRE....COMO TE DIJE EN FACEBOOK
JAJAJA ME DEJASTE CON GANAS DE MAS
MALA!!!
BESO Y BUENA SEMANA

Andrea dijo...

Lo siento Fiona, jajajaja, como verás me gusta muuuuuuucho el suspenso ;)
Ya subiré más, don't worry.

Un besote y buen inicio de semana para vos tmb.

Andrea

Visita también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...